La industria alimentaria española mantiene su apuesta por el exterior. Gana posiciones en casi todos los mercados internacionales. Las exportaciones crecieron un 6,1% en 2015 hasta los 25.422 millones de euros. A eso se sumarían otros 13.600 millones por ventas de frutas y hortalizas, hasta alcanzar un total de casi 42.000 millones. Las cifras sitúan al sector agro-alimentario español como el segundo exportador, tras los bienes de equipo. En el conjunto de la Unión Europea, España ocupa el cuarto lugar en exportaciones, por detrás de Holanda, Alemania y Francia.

Los mayores incrementos corresponden a las ventas en China y Hong Kong, donde la subida fue del 38%, así como al conjunto de los mercados asiáticos donde destacan Corea y Japón, con un fuerte peso en el comercio de la carne. Estos países habían sido considerados como prioritarios por la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) en su estrategia para aumentar las exportaciones. En medios de la industria se valora positivamente la apertura de otros mercados como Arabia Saudí o Marruecos, aunque no consolidados. En la parte negativa destacan las caídas de ventas en Rusia, Brasil y Filipinas.

A pesar de la importancia de las ventas de alimentos españoles a otros países y su fuerte crecimiento, las exportaciones a países europeos siguen siendo el corazón del negocio. El 50% de las ventas corresponde a otros estados de la Unión Europea y muy especialmente a Francia. Estados Unidos se mantiene como un gran mercado actual y de futuro por volumen y precios, con ventas de 1.300 millones de euros y un crecimiento del 9%

GSM grupaje - frigo